Actualizada 10/10/2017

Saga Sargento Carmelo Domínguez de Fernando Roye

viernes, 20 de junio de 2014

La niña del faro de Jeanette Winterson


Sinopsis:

Érase una vez un farero ciego y una niña huérfana... Así podría empezar uno de los muchos cuentos del señor Pew, el hombre encargado de cuidar del faro de un remoto pueblo de Escocia. Quien le escucha es la pequeña Silver, una chiquilla lista que acaba de perder a su madre y de ganar a un nuevo amigo, un hombre enamorado de las palabras y dispuesto a contar historias insólitas, que se enlazan unas con otras en una trenza sin fin. Sentada al lado del señor Pew, Silver llegará a saber cómo y cuándo se construyó el faro, y descubrirá a personas tan fascinantes como Stevenson, Darwin y el reverendo Babel, un libertino lleno de ira y de amor por una hermosa mujer. Cuando Silver crezca, los cuentos del señor Pew la acompañarán y harán de ella una lectora voraz, fascinada por los libros y por los cuerpos misteriosos que va encontrando en su camino. Amante fiel de la palabra y de su poder, con La niña del faro Jeanette Winterson nos invita a entrar en esa ´habitación propia´ que Virginia Woolf amuebló hace muchos años, una habitación llena de mil historias que nos defienden de la soledad y hacen más llevadero el oficio de vivir.

Opinión:

De vez en cuando me gusta elegir algún libro al azar, sin seguir recomendaciones, sin guiarme porque título o portada puedan resultarme atractivos... todo eso aún a riesgo de poder equivocarme.
En esta ocasión el único requisito imprescindible para mí era que fuese cortito.
Me daba lo mismo el género, el autor, el año... y buscando me topé con este libro.
No había oído hablar de esta autora ni tampoco de ninguna de sus obras.
Para mí era una autentica desconocida, así que podéis imaginar la euforia que me embargó al encontrar entre las páginas de este pequeño libro un gran tesoro.
Ahora tras haberlo leído puedo decir, que esta obra se va a convertir en una de esas pequeñas joyas que no paro de recomendar a todo el que ose hablarme de libros.

Lo normal en una novela es que tenga un principio, un desarrollo y un desenlace. Pero aquí no encontraréis nada de eso. No estamos ante una narración al uso. La niña del faro es una novela formada por pequeños fragmentos de historias que no tienen porque seguir un orden.

Cuéntame un cuento, Pew.
¿Qué clase de cuento, pequeña?
Uno con final feliz.
En el mundo eso no existe.
¿Un final feliz?
No, un final.

Nos encontramos ante una novela breve, escrita con un estilo muy sencillo pero exquisito. Aunque no es un libro perfecto sí tiene algunas notas puntuales de brillantez.
Podría ponerme a hablar sobre el argumento, pero en esta obra el argumento es lo que menos importa. Lo importante son las historias que se incluyen en el interior.
En un principio, tras leer la sinopsis podemos pensar que los personajes serán Pew y Silver... pero no. Tan solo cumplen la función de hilo conductor. Según avancemos en la historia comprobaremos, que los verdaderos protagonistas son los personajes de los pequeños relatos que cuenta Pew y de los que terminará tomando el relevo Silver.

El lector devorará las páginas de este libro, deseando obtener más de esa excelente prosa de la que hace gala su autora. Deseando que Silver diga de nuevo...

Cuéntame una historia Pew.


Porque he de decir que para mi gusto las mejores historias son las que cuenta el viejo farero.

Como he comentado es una obra muy cortita. Una pequeña joya escrita con sensibilidad, una refinada delicatessen que saboreamos en una tarde, pero que permanecerá imborrable en nuestro recuerdo. Eso sí, también os digo que es para leer lentamente al tiempo que disfrutamos, porque aquí lo importante no es lo que se dice, sino la delicadeza de como se dice y os puedo asegurar que es una autora de la que tomo buena nota para futuras lecturas.


miércoles, 18 de junio de 2014

Tú de Zoran Drvenkar


Sinopsis:

Imagina un asesino sin compasión; a su paso, nadie queda con vida. Llámalo «el Viajero», conviértelo en un mito y témelo. Coge luego a cinco chicas que primero le abren la puerta al caos y luego emprenden la huida. Ponles en el equipaje cinco kilos de heroína y un arma. Llámalas «las dulces amigas» y desconfía. Coge a un hombre cuya sola existencia te horrorizaría y cuya única obsesión es atrapar a las chicas. Llámalo «el Supervisor» y evítalo. Tú eres cada uno de los personajes de esta novela; como ellos, estás lleno de sed de venganza. Rey indiscutible del manejo de la segunda persona, Zoran Drvenkar te invita a convertirte en un asesino real. Después de Sorry, el best seller galardonado con el Premio Friedrich Glauser a la mejor novela negra del año en Alemania, Suiza y Austria, Drvenkar subvierte de nuevo los códigos del género y construye un thriller vertiginoso que se lee de un tirón.

Opinión:

Hoy voy a hablaros de otra de las novelas de Zoran Drvenkar.
La primera que leí de este autor fue Sorry y ya entonces me sorprendió por varias cosas. Por lo impactante que resultaba su argumento, por su originalidad, por sus descripciones breves pero directas...
Con , lo hace de nuevo.
Basta con leer la sinopsis para quedar desde el principio atrapado por la intriga.

El autor adopta el papel de narrador Omnisciente.
Se dirige directamente a nosotros, a los lectores, convirtiéndonos en el personaje principal de todos los hilos que componen esta historia.
Nos introduce en la trama a través de la segunda persona de singular, tal y como nos lo deja claro en el título. De esa forma tan directa, nos arrastra a participar en la historia, transmitiéndonos una inquietante sensación. Nos demuestra como buen narrador omnisciente, que sabe más de la vida del personaje de turno, que ellos mismos.

Un detalle que llama la atención en esta novela es la ausencia total de policías o detectives. El gremio brilla por su ausencia. Prescinde totalmente de ellos y lo cierto es que resultan totalmente innecesarios para el desarrollo del argumento, aunque resulta un poco chocante no toparnos con alguno en ningún momento.

Aproximadamente contamos con diez u once personajes.
A simple vista puede parecer que son pocos, pero la dificultad (al principio) recae en que como he dicho, nosotros nos meteremos en la piel de cada uno de ellos. Resulta una experiencia interesante con la que terminaremos conectando rápidamente.

El viajero (el asesino), Ragnar (el mafioso), Oskar y un grupo de cinco chicas (cada una con una destacada personalidad) serán los protagonistas fijos. Luego tendremos algunos personajes más que irán entrando y saliendo de escena.
Zoran Drvenkar teje la trama saltando de un personaje a otro, por lo que continuamente iremos cambiando de personalidad y conociendo detalles íntimos de cada uno.
A esto hay que sumarle que la narración no es lineal. Irá dando pequeños saltos en el tiempo, hacia delante y hacia atrás dependiendo del personaje que esté narrando en ese momento. Esto provocará que en algunas ocasiones conozcamos algún hecho mencionado por un personaje que más adelante otro se encargará de relatárnoslo más en detalle.
Las piezas irán encajando al tiempo que la trama aumenta en intensidad.

Otro detalle curioso del libro es que podremos ver a algún personaje que incluso estando muerto interactúa con la trama a través de sus pensamientos.

Una novela sorprendente que os encantará. Cargada de giros inesperados que harán las delicias de los amantes de la novela Negra o de intriga.



domingo, 1 de junio de 2014

El Juego de la Oca de Fran J. Marber


Sinopsis:

Se pueden contar por miles los peregrinos que cada año recorren el Camino de Santiago con la intención de visitar al santo apóstol. Y lo hacen ignorando que ese sendero por donde ahora transitan perteneció siglos atrás a un oscuro ritual de sacrificios paganos. Lo que todos conocemos como El Juego de la Oca, ha logrado llegar hasta nuestros días bajo el formato de un inocente entretenimiento infantil, cuando en realidad lo que oculta es un ancestral rito iniciático que los antiguos maestros canteros medievales trataron de mantener vigente. Por tanto, cada una de sus siete pruebas: los puentes, la posada, el pozo, el laberinto, los dados, la cárcel y la muerte, ha existido y tiene una ubicación real en varios de los pueblos por donde transcurre la mítica ruta francesa que va desde Roncesvalles hasta Finisterre. En el año 1965 se produjeron en el norte de España una serie de misteriosos asesinatos que quedaron sin resolver. Unos crímenes que pudieron estar relacionados directamente con los sacrificios que el olvidado Camino de la Ocas exigía a quien osase transitarlo. Ahora, treinta años después, los hechos se repiten, y tendrá que ser un joven inspector de policía quien deba perseguir a la mente trastornada que tratará de revivir ese macabro juego. Siete pruebas, dos adversarios y un tablero de juego real. El juego ha comenzado...

Opinión:

Cuando vi esta novela no puede evitar que me viniesen a la mente otros títulos donde un juego es parte esencial de la trama.
El Ocho de Katherine Neville o El club Dumas de Arturo Pérez-Reverte fueron algunas de esas obras que dejaron un buen recuerdo en mí.

Esta novela ante la que nos encontramos, la componen sesenta y tres capítulos igual que casillas tiene el Juego de la Oca. Aunque he de decir que el número de capítulos (63), no es real.
Según vayamos avanzando en la novela iremos dando saltos. Por ejemplo, pasaremos del capítulo seis al doce. Porque recordemos...  la casilla seis corresponde a un puente... por lo tanto de Puente a Puente... (el resto de la frase ya la conocéis).
Este hecho se repetirá a lo largo de libro en más ocasiones, pero deberéis ser vosotros los que os mantengáis alerta para descubrir esos saltos. Como veis, participaremos en este juego y no únicamente como lectores.

Debo decir que el libro no es único, ni inolvidable.
Es una novela sencilla que se lee sin esfuerzo, que cumple la función de entretener, pero en la que lamentablemente he hallado más contras que pros.

La historia es original y nos aportará datos curiosos e interesantes sobre el Juego de la Oca y sobre la ruta francesa del camino de Santiago que va de Roncesvalles a Compostela. Una obra donde tiene mucha importancia la numerología.

La novela comienza en el presente.
El inspector Álvaro Moret es el encargado de hacernos una narración retrospectiva, contándonos todo lo que ocurrió en 1993, cuando fue el encargado de llevar la investigación de unos asesinatos cometidos en el camino de Santiago o antiguo camino de las ocas.

Todas las historias deben tener protagonistas y personajes secundarios para que el argumento sea sólido o nos enganche a la trama. En este caso aparecen varios personajes secundarios muy interesantes pero poco desarrollados. El autor los menciona prácticamente de pasada, hace un ligero esbozo sobre ellos y ese es posiblemente otro de los errores.
Uno de esos personajes es una anciana, Margot.
A través de ella iremos adentrándonos en la parte emocional de la novela cuyo protagonista de nuevo será el Inspector Moret. El inspector inicia con ella un extraño juego basado en un turno de preguntas aleatorio. Esta anciana le dará datos sobre los asesinatos y el misterioso Juego que ha iniciado el asesino (el transeúnte), ya que parece tener datos de primera mano. A cambio Moret deberá darle información sobre su vida privada y sobre algo en concreto que le perturba y permanece oculto en su interior.

El libro tiene un argumento como os he dicho anteriormente original, pero se le podía haber sacado mucho más.
La trama se desarrolla rápidamente, resulta demasiado precipitada. Vamos de una casilla a otra sin apenas profundizar en motivos, situaciones o protagonistas. Quedando algunos de los sucesos prendidos por alfileres. Provoca en el lector una serie de preguntas que quedan sin responder y ocasiona que algunas escenas al final puedan resultar ilógicas o incluso algo surrealistas.

Como terminar un par de datos curiosos:
Fran J. Marber es el seudónimo con el que firma el escritor nacido en Lorca en 1971: Francisco Martínez Bernal.

Otro dato es que en el capítulo final se cita el título de la última novela escrita por él en 2013, pero si queréis saber de que obra se trata tendréis que leer este libro.
Parece que aquí seguimos con el juego...de puente a puente... de oca a oca.... y de libro a libro.

Después de leer esta reseña quedaros con la parte positiva, no lo veáis como una pérdida de tiempo porque no lo es.
Es como he dicho, una obra cortita y entretenida. Podéis usarla para desconectar o bien para utilizar de Puente entre lecturas más complejas.